jueves, 17 de julio de 2008

Queda un día para el w-e

Por fin jueves, mañana empieza el fin de semana. Como manda la tradición, hoy es día de copillas... bueno, la verdad es que en verano cualquier día es bueno para trasnochar. La jornada reducida ayuda, para los que se puedan echar una siesta, claro. Hoy mi amigo Rob ha organizado un botellón elegante en su casa. Es decir, él pone la casa y nosotros la bebida. La verdad es que se le ido un poco de las manos, porque ha invitado a todas sus conocidas de una secta que conoce. Bueno, no es que sea la clásica secta, es más bien un club de pijos que tiene una página web donde, a parte de tener todo su perfil, creas una red de contactos, que teóricamente, puedes conectar con lo más de lo más del mundo. Además, algunos de los que están en Madrid se reúnen una vez a la semana para contarse su batallitas, pero como la organizadora se ha ido de vacaciones, mi amigo ha decidido coger la batuta. Lo que se, conociendo a mi amigo, es que habrá más mujeres que hombres...lo tengo transparente.
A medio día tengo la última prueba de mi futura cuñada, menos mal que el vestido es la leche, porque esto se está convirtiendo en un parto. Y después me voy a casa de mi amiga Llops a tirarme a la piscina, y retomar un poquito de color para la boda. Por cierto no sabéis lo ideales que van a ir los pajecillos.
Ayer por la tarde, después de la comida con mis amigas, me pasé por la Intrusa, Corredera Baja de San Pablo 47, porque han rebajado las rebajas, y encuentras cosas ideales de Papadam, Berembaun y Define por 10 €... Luego estuve con mi hermano, mi futura cuñada y Gorgor (un íntimo de la familia) tomando algo. Pasé por casa de mi padre para ver como andaba y luego fui a casa de mi hermana que le había traído un mueble nuevo y no sabía si le encantaba o le espantaba. El mueble la verdad que es ideal, de color morado. Llegué a casa a las 10 de la noche, destrozadita, porque aunque no lo creáis con la jornada intensiva, yo me levanto a las 6.45 todos los días. Tenía la posibilidad de irme a tomar unas cañitas porque unos amigos míos estaban en el barrio, pero una vez que me apalanqué en el sillón, no había quien me moviera. Desde luego quien me ha visto y quien me ve, menuda semana seta que llevo. Me estoy reservando para la boda de mi hermano, porque lo pienso dar todo. Echaré el resto con los Rolling, tal y como yo lo hago, Mick me adoraría. No es por echarme flores pero normalmente me hacen hasta círculo. Espero que esta vez no haya video grabando, porque ya tengo suficiente con verme en el de la boda de mi hermana.

3 comentarios:

amor y libertad dijo...

me encantan los rolling, me encantaría oírte cantar si es que a eso te refieres

abrazo

Beatriz dijo...

Me estás ya dando envidia con La Intrusa. A ver si mañana... :D

El Jardín de Lulaila dijo...

Este finde voy a madrid, creo que mi visita al intrsa es imprescindible. Besos, Lu